Close
Calle Horacio Cachay Díaz 328 - 330 Lima 13,
+511 476-4567 informes@ckmperu.com
Enteritis necrótica porcina: transmisión, síntomas y tratamiento

Los cerdos son sensibles a muchas enfermedades bacterianas. Entre las más comunes se encuentran las que afectan el intestino como la enteritis necrótica porcina y las que afectan la piel como la epidermitis exudativa porcina.

La enteritis necrótica porcina (Necrotic Enteritis o NE) es la etapa final de varias enfermedades intestinales, generalmente es producida por la bacteria Clostridium difficile y se caracteriza por la degeneración de la mucosa intestinal. La mayoría de los casos son una etapa en la enteropatía proliferativa (Proliferative Enteropathy o PE, Ileítis), que también puede causar ileítis regional (Regional Ileitis o RI), adenopatía intestinal porcina (Porcine Intestinal Adenopathy o PIA) y enteropatía hemorrágica proliferativa (Proliferative Haemorrhagic Enteropathy o PHE).

Enteritis necrótica vista frontal

La enteropatía proliferativa es causada por la bacteria Lawsonia intracellularis. Esta bacteria se aloja en las células que recubren el intestino, generalmente en la sección extrema del intestino delgado (íleon) y algunas veces en las células del intestino grueso. La bacteria se multiplica, hace que las células del intestino adquieran una apariencia inmadura y elimina las vellosidades intestinales.

El intestino pierde la capacidad de absorber los nutrientes de los alimentos al perder las vellosidades intestinales. La bacteria también ocasiona la inflamación de las áreas infectadas por la pérdida de glóbulos rojos (también por la pérdida de algunos glóbulos blancos) y células epiteliales intestinales infectadas. A medida que el intestino se recupera, la mucosa gruesa puede romperse y volverse necrótica como en la Ileitis necrótica, lo que eventualmente da lugar a un engrosamiento de las capas musculares en la ileítis regional o “tubo digestivo”. Una ruptura más rápida puede causar una pérdida masiva de sangre en el íleon y causar Enteropatía Hemorrágica Proliferativa. Los cerdos que se recuperan de la enfermedad son inmunes a la reinfección.

Transmisión de la enteritis necrótica porcina

La afección subyacente más común es la infección por la bacteria Lawsonia intracellularis, que se transmite de cerdo a cerdo a través de las heces infectadas. Como el organismo puede sobrevivir durante períodos cortos fuera del cerdo, la transmisión puede ocurrir indirectamente después del consumo de agua y alimentos contaminados o al trasladar animales susceptibles a corrales o en vehículos contaminados. El organismo puede persistir en ratones. Estas y otras especies pueden representar una fuente de infección.

Síntomas de la enteritis necrótica porcina

La enteritis necrótica ocasiona inapetencia

La enfermedad se observa con mayor frecuencia en cerdos recientemente destetados y dura aproximadamente 6 semanas. El período de incubación toma entre 3 y 6 semanas. Los primeros signos son la falta de aumento de peso o la pérdida de peso y diversos grados de inapetencia. Los cerdos afectados parecen pálidos, pueden vomitar, son anémicos y pueden tener heces ennegrecidas debido a la presencia de sangre alterada.

Algunos animales excretan heces granulares sueltas que se extienden sobre el suelo como porciones de cemento mojado, especialmente cuando hay infecciones con organismos como espiroquetas. Después de 4 o 6 semanas con la infección, los cerdos afectados pueden recuperarse por completo. Algunos mueren repentinamente en la etapa comprendida entre el final del ciclo de la infección y la recuperación al complicarse con enteropatía hemorrágica proliferativa. En esta etapa, los granjeros deben prestar atención a la apariencia de los cerdos y a la temperatura ya que éstos generalmente parecen pálidos y tienen una temperatura corporal baja, aproximadamente de 38 ° C.

Tratamiento de la enteritis necrótica porcina

El tratamiento para la enteritis necrótica se puede suministrar en el agua y en los alimentos

 

Los cerdos afectados pueden tratarse con fórmulas antibióticas de gran actividad bactericida y baja toxicidad, como CKAMOXIN y PIRACIKIM de CKM Perú. Estos productos por sus amplios espectros de acción impiden la reproducción bacteriana y aseguran una terapia efectiva en corto tiempo.

Los tratamientos de CKM Perú están formulados para ser solubles en el agua que beben los cerdos, así liberan sus principios activos en el sitio de absorción y facilitan la absorción en el intestino, desde donde se distribuyen rápidamente hacia los órganos afectados.  También los tratamientos se pueden administrar con los alimentos: 1 kg de CKAMOXIN o PIRACIKIM  por tonelada de alimento durante 7 días.

Otras opciones de tratamiento para la enteritis necrótica son la tetraciclina inyectable de acción prolongada o antimicrobianos como tilosina, tiamulina y lincomicina. La medicación con tetraciclina, tilosina, tiamulina o lincomicina diluida en el agua que beben los cerdos afectados generalmente resulta en una cura efectiva de las enfermedades subyacentes. Sin embargo, este tratamiento puede ser menos efectivo en cerdos que desarrollaron enteritis necrótica.

CKM Perú ofrece una gran variedad de productos indicados en el tratamiento de la enteritis necrótica porcina y otras enfermedades porcinas como: Epidermitis Exudativa Porcina, Cerdos Colibacilosis, Enfermedad de Glasser, Estreptococosis, Mal Rojo, Síndrome MMA, Síndrome de Muerte Súbita, Pleuroneumonía Porcina, Erisipela Porcino (Mal Rojo), Salmonelosis, Meningitis Estreptocócica, neumonías bacterianas, etc. Si quieres saber más de nuestros productos puedes escribirnos a nuestro formulario de contacto.

Añadir Comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos se encuentran marcados *