Close
Calle Horacio Cachay Díaz 328 - 330 Lima 13,
+511 476-4567 informes@ckmperu.com
Enteritis necrótica en pollos broiler

Generalmente los pollos son sensibles a muchas enfermedades bacterianas pero el pollo broiler (también conocido como pollo de engorde) es más propenso a este tipo de enfermedades debido a las condiciones de los criaderos. Entre las  enfermedades bacterianas comunes se encuentran las que afectan el intestino como la enteritis necrótica y la coccidiosis.

La enteritis necrótica en los pollos es producida por la bacteria Clostridium perfringens (C. perfringens) y se caracteriza por la degeneración de la mucosa intestinal. La enfermedad clínica suele ser muy breve y, a menudo, los únicos signos son una depresión grave seguida rápidamente por un aumento repentino de la tasa de mortalidad en la parvada. La enfermedad afecta principalmente a pollos de engorde (que tienen entre 2 y 5 semanas de edad) y pavos (que tienen entre 7 y 12 semanas de edad) criados en la hojarasca, pero también puede afectar a pollos comerciales criados en jaulas. La mortalidad temprana a menudo se relaciona con la vacunación contra la coccidiosis, en las parvadas con ciclos de Eimeria.

Etiología y patogénesis:

enteritis-necrotica-4

El agente causal es la bacteria anaeróbica Gram-positiva, capsulada, esporulada e inmóvil C. perfringens. Por lo general, se aísla en agar sangre, se incuba en condiciones anaeróbicas a 37 ° C  y produce una doble zona de hemólisis. Existen 2 tipos principales de C. perfringens que se asocian a la enteritis necrótica en los pollos: C. perfringens tipo A y C. perfringens tipo C. Las toxinas producidas por la bacteria causan daño en el intestino delgado, lesiones hepáticas y mortalidad.

La bacteria C. perfringens es casi ubicua, se encuentra fácilmente en el suelo, el polvo, las heces, los alimentos y la arena utilizada para criar aves de corral. También es un habitante común en los intestinos de pollos y pavos sanos. La enterotoxemia que ocasiona la enfermedad clínica ocurre con mayor frecuencia después de un cambio en la microflora intestinal o de una condición que daña la mucosa intestinal como por ejemplo coccidiosis, micotoxinas, salmonelosis y ascaridiasis. Una alimentación rica en subproductos animales (por ejemplo harina de pescado), trigo, cebada, avena o centeno predisponen a las aves a la enfermedad. Cualquier cosa que promueva el crecimiento excesivo de bacterias y la producción de toxinas o reduzca la velocidad del paso de los alimentos en el intestino delgado podría promover la aparición de la enteritis necrótica.

Hallazgos clínicos y lesiones:

enteritis-necrotica-2

Con mucha frecuencia, el único signo de enteritis necrótica en una parvada es un aumento repentino de la tasa de mortalidad. Sin embargo, también se pueden ver aves con depresión, plumas erizadas y diarrea. Las lesiones macroscópicas se encuentran principalmente en el intestino delgado (entre el yeyuno y el íleon), esta zona puede estar inflamada, friable y contener un fluido marrón maloliente. La mucosa generalmente está cubierta con una pseudomembrana de color entre marrón y amarillo, a menudo denominada “toalla turca”. Esta pseudomembrana puede extenderse a través del intestino delgado o estar localizada. La enfermedad generalmente persiste en una parvada entre 5 y 10 días, la tasa de mortalidad varia entre el 2% y el 50%.

Prevención, control y tratamiento:

Debido a que la bacteria C. perfringens es casi ubicua, es importante prevenir la coccidiosis y las infecciones por E. acervulina y E. maxima, así como los cambios en la microflora intestinal que promoverían el crecimiento de la bacteria. Esto se ha logrado tradicionalmente mediante la adición de antibióticos en los alimentos, entre ellos virginiamicina, bacitracina y lincomicina, así como tratamientos anticoccidianos de la clase ionófora.

Si se desea prevenir la coccidiosis y las infecciones a través de una alimentación libre de antibióticos, se puede hacer con el uso de vacunas contra la coccidiosis, aunque esta alternativa resulta en la circulación temprana de infecciones mixtas de Eimeria que están asociadas con la incidencia de enteritis necrótica.

Al evitar cambios drásticos en la alimentación y minimizar el nivel de harina de pescado, trigo, cebada o centeno en la dieta de los pollos, también se previene la enteritis necrótica. Cuando se necesitan cantidades mayores de trigo, cebada o centeno, el uso de enzimas digestivas para polisacáridos sin almidón en la alimentación reduce el nivel de enteritis necrótica en las parvadas alimentadas con estos cereales. La administración de cultivos de probióticos seleccionados o de exclusión competitiva se ha utilizado con éxito para prevenir y tratar la enteritis necrótica clínica (al evitar la proliferación de C. perfringens).

tratamiento-enteritis-necrotica

El tratamiento para la enteritis necrótica se administra con mayor frecuencia en el agua potable y consiste en la administración de antibióticos como Piracikim– T (0.5 Kg por tonelada de alimento durante 5 o 7 dias), bacitracina (0.2 o 0.4 Kg por tonelada de alimento durante 5 o 7 días), penicilina (1.500.000 unidades por tonelada de alimento durante 5 días) y lincomicina (0.064 Kg por tonelada de alimento durante 7 días). En cada caso, el agua potable con la medicina debe ser la única fuente de agua. Las aves moribundas se deben eliminar con prontitud, ya que pueden servir como fuente de toxicosis o infección debido al canibalismo.

Si estás interesado en la producción de pollo broiler (pollo de engorde), CKM Perú ofrece una gran variedad de productos  para aves de corral, mejoradores de producción y productos de higiene.  Puedes escribirnos al formulario de contacto si deseas saber más sobre la enteritis necrótica, el pollo broiler, nuestros servicios o adquirir alguno de nuestros productos.

Añadir Comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos se encuentran marcados *